Gobernanza de TI

Gobernanza de TI, la bitácora sobre el Buen Gobierno Corporativo de la Información y sus Tecnologías Afines, nace hoy, miércoles, 7 de febrero de 2007, con el ánimo de convertirse en un punto de [i]nformación, [f]ormación y [o]pinión, en español, en torno al tema de la dirección y el control de las TIC por parte de las organizaciones.

La existencia de unas fuentes mayoritariamente anglosajonas en el ámbito de referencia  – de ello darán buena cuenta gran parte de las recomendaciones y enlaces lanzados desde estas páginas –  hace interesante, si no necesaria, la puesta en marcha de una iniciativa como la que aquí se presenta. No obstante, en ningún caso habrá de interpretarse el objetivo descrito como un rechazo a cualquier información relevante de cualquier procedencia. Lo contrario  – ya se ha dicho –  sería negar la evidencia y supondría un claro empobrecimiento en la difusión del conocimiento en torno a la gobernanza de TI, en contra de lo que esta bitácora pretende.

En línea con el citado principio I-F-O de informar, formar y opinar, parece oportuno ofrecer, en esta presentación general, una definición  – una más –  del concepto de gobierno de TI, de modo que desde este diario se entenderá, y se defenderá, la idea del …

… Buen Gobierno Corporativo, o Gobernanza, de la Información y sus Tecnologías afines como una responsabilidad de los Consejos de Administración de las organizaciones, u órganos equivalentes, y de sus equipos de Alta Dirección; como una parte integrante del Buen Gobierno Corporativo; como un sistema, en definitiva, mediante el cual sea dirigido y controlado el uso, presente y futuro, de las TIC dentro de dichas organizaciones. Y todo ello, aun cuando la Dirección de Informática no esté representada en los citados órganos directivos.

En el contexto fijado por la anterior definición, se presumirá, asimismo, una gobernanza de TI constituida por una serie de mecanismos, entre los que cabrá identificar:

  • comportamientos éticos, liderazgo, compromiso y respaldo;
  • estructuras organizativas, con papeles, responsabilidades e interrelaciones bien definidos, para la toma de decisiones sobre las inversiones en actividades de la organización soportadas por las TIC;
  • procesos naturalmente agrupados, y generalmente aceptados, que cubran el Ciclo de Vida completo de las TIC dentro de la organización; y,
  • actividades de supervisión, medición y comunicación.

Finalmente, ha de apuntarse que cualquier iniciativa que persiga materializar los anteriores mecanismos de Buen Gobierno Corporativo de las TIC en el terreno de la práctica, dentro de una organización, estará, en realidad, orientada a:

  • ayudar a la organización a alcanzar sus objetivos estratégicos;
  • mediante la aportación de valor por parte de las TIC;
  • al tiempo que se mitigan los riesgos que pueden afectar a la propia organización, derivados del empleo de dichas tecnologías;
  • y a asegurar un adecuado comportamiento en el uso presente y futuro de aquellas.
»Todos estos principios habrán de marcar el tipo de información y la orientación de las opiniones publicadas en este cuaderno de bitácora, a partir de este momento.

¡Disfrútelo!