Corresponde a cada uno valorar la contribución que 2010 ha hecho a la consecución de sus particulares expectativas  -públicas/profesionales, y especialmente, privadas/familiares-.  Confío, no obstante, que, pese a la coyuntura, la  mayoría de vosostros, sino todos, lo recordéis como el próspero año que, con la mejor voluntad  -expresada doce meses atrás-,  os deseaba en mi última felicitación navideña.

La de hoy llega con un pequeño retraso. Retraso que me obliga a suprimir el siempre amable “¡Felices Pascuas!” y a restringir mis renovados buenos deseos a esta próxima, y ya Vieja, velada; y a todo lo que queda por venir.

Personalmente, una lectura optimista del año transcurrido  -ha habido de todo-  me lleva a confesaros la satisfacción que ahora me produce el hecho de poder extender mi agradecimiento a un mayor número de seguidores y visitantes  -todos amigos-  de Gobernanza de TI. Esto os incluye a vosotros, César, Natalia y Christian, que acabáis de uniros a nuestra comunidad-e en LinkedIn. Vuestra participación, con total seguridad, atraerá nuevas informaciones, formaciones y opiniones, tal y como reza el principio fundacional de la bitácora.

Mantengo la confianza  -no puede ser de otro modo-  en la consolidación de nuestra disciplina y en la aceptación de los mensajes que encierra. ¡Sabemos que no es más que cuestión de tiempo! Ese tiempo que aún juega a nuestro favor y que, mucho me temo, seguirá justificando nuestros argumentos en los próximos años.

¡Feliz noche y los mejores deseos para la Nueva Década 2011-2020!

 

Artículos relacionados

  1. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2010