Gobernanza de TI se complace en presentarles un nuevo producto de la factoría Palao. Octava entrega de la serie “Texticulillos™”, correspondiente a 2002, mantiene plenamente su vigencia, a pesar del tiempo transcurrido. Las variadas situaciones que definen la coyuntura en la que hoy toca vivir  -crisis económica, de valores, desastres naturales y de otra índole, etc.-  son garantía suficiente de la máxima actualidad de un tema escogido hace casi una década: el riesgo.

Visto, como viene siendo habitual en los textos de aquella primera época, desde la perspectiva de la Aditoría de los Sistemas de Información, Manolo hace un repaso de los peligros que pueden amenazar la labor de los auditores y, por ende, la toma de decisiones de los receptores de las opiniones  -juicio profesional-  de aquellos: los miembros de los órganos de gobierno de las organizaciones, destinatarios últimos del resultado de la labor auditora.

La identificación, gestión y mitigación de tales riesgos, y de otros muchos asociados al uso de las Tecnologías de la Información, constituyen, por definición, un pilar fundamental  -aunque no exclusivo-  de cualquier aproximación, generalmente aceptada, a la Gobernanza de TI.

 

Texticulillo™ nº 8: Riesgo y Auditoría de Sistemas (1)(2)

El ASITIC (3) profesional sujeta su trabajo a normas profesionales.

Internacionalmente, la más reputada entidad normalizadora en este campo es ISACA, la asociación de los profesionales del control y la auditoría de los sistemas de información (4).

La Directriz 030.010.010, de ISACA, de 1 de septiembre de 2000 (5), “Uso de la Evaluación de Riesgos en la Planificación de la Auditoría“, trata de la “orientación al riesgo” en la auditoría profesional.

Las líneas que siguen proponen una reflexión sobre diversos aspectos de este tema.

En la vida, en las empresas, y en las auditorías, hay muchos riesgos. Prevenirlos, detectarlos, compensarlos o evitarlos está en el interés de todo quien va por derecho.

En nuestro caso, probablemente el riesgo más importante es el que corre el cliente generalizado  -la propia empresa auditada, terceros interesados (accionistas, clientes, proveedores) o la Sociedad en general-  del ASITIC, de tomar por bueno un informe malo. Ese es el denominado riesgo de la auditoría: el de dar una opinión incorrecta, induciendo, así, a error, a otros.

Dicho riesgo, en la práctica, no se puede medir (aunque en algunos casos, sí se puede estimar). A la postre, está acotado por la solvencia que el ASITIC nos merezca  -de ahí la importancia de que esté certificado-.

El ASITIC ejerce en la planificación de la auditoría su juicio discrecional, su criterio educado y basado en prácticas generalmente aceptadas. Es, probablemente, en esta fase inicial, donde hay más riesgo  -de exclusión de un área significativa, por ejemplo, o de inclusión de una irrelevante-.

El principio, generalmente usado, para planificar el ‘mapa’ de la auditoría es el de materialidad o importancia relativa  -volumen económico, respecto de todo el negocio, de esa área o de los riesgos que sobre ella gravitan-.

Los riesgos se suelen calcular como la esperanza matemática (producto de la probabilidad del siniestro por sus consecuencias económicas).

La métrica de la ‘materialidad’ es burda, pues ignora dimensiones  -no exclusiva ni directamente económicas-  de los siniestros, como pérdidas de vidas humanas o medioambientales, por citar casos extremos.

El estimador de la ‘esperanza matemática’ es también rudimentario. Es fácil de calcular en problemas de examen de bachillerato (“Mi tejado cuesta 30.000 €; he de reponerlo cada 10 años; ¿cuál es mi coste anual en tejados? [ignorar intereses e inflación]”); pero es mucho más difícil aplicarlo a un sistema (conjunto de elementos). La mera adición, elemento a elemento, es quizás abordable; pero, entonces, se ignoran los posibles antagonismos o sinergias de los controles.

Hay un sinnúmero de metodologías y paquetes informáticos para evaluación de riesgos. Muchos tienen aspectos apreciables; pero todos adolecen de la necesidad de intervenciones cruciales subjetivas y, los más sofisticados y caros, del inevitable alto ruido en los datos de entrada.

Estamos aún en una situación de alquimia, pero eso es lo que tenemos. Mi recomendación personal es mantenerse  en los niveles más sencillos y, en todo caso, antes de seguir, traspasar al decisor último  -¿el Consejo de Administración?-  la ratificación de las valoraciones realizadas.

Realizada por el ASITIC la planificación de la auditoría, con criterios de riesgo, éste procede a la auditoría de las diferentes áreas. Al efectuarla, debe tener presentes otros riesgos posibles.

El riesgo inherente a un área es la susceptibilidad de la misma a un error material  -por sí mismo, o en combinación con otros-  suponiendo que no hubiera los correspondientes controles internos.
 
El riesgo de control en un área es el de que pudiera tener lugar un error material que  -por sí mismo, o en combinación con otros-  no fuera prevenido/detectado/corregido, oportunamente, por el sistema de Control Interno.
 
El riesgo de detección es el de que las pruebas substantivas del ASITIC no detecten un error que pudiera ser material  -por sí mismo, o en combinación con otros-.

Parece claro que es un viaje proceloso. Al menos, se vislumbran algunos faros en el horizonte. Pero no es un viaje para aficionados.

 

Artículos relacionados

  1. Fraude y Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  2. Evidencia y Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  3. Competencia y Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  4. Independencia y Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  5. Teseo y la Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  6. Juvenal y la Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  7. Arquímedes y la Auditoría de Sistemas (por Manolo Palao)
  8. Confianza en, y valor de, los sistemas de información

 

(1) Copyright 2002-2010, Manolo Palao, CGEIT, CISM, CISA, CobiT Foundation Certificate, Accredited CobiT Trainer.

(2) Publicado inicialmente en el invierno de 2002 a 2003 por la Asociación de Auditores y Auditoría y Control de los Sistemas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (ASIA)  -hoy, Capítulo 183 de ISACA-.

(3) Auditor de Sistemas de Información y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

(4) Si bien, como indica el autor, el objetivo fundacional de la Asociación fue atender las necesidades de sus miembros  -profesionales del control interno y de la auditoría de los sistemas de información-,  en los últimos años, aquella ha ampliado su audiencia objetivo, dirigiendo su actual oferta de servicios a todo profesional con intereses en torno a  las Tecnologías de la Información.

(5) El autor hace referencia aquí a la codificación de Directrices de Auditoría vigente en aquella época (2002-2003). Hoy dicha referencia ha quedado sustituida por la directriz G13. Use of Risk Assessment in Audit Planning de ISACA.