Este pasado viernes, 19 de junio de 2009, ISACA publicaba un nuevo estudio elaborado por los profesores Van Grembergen, De Haes y Van Brempt, del Instituto para la Investigación del Alineamiento y el Gobierno de las TI (Information Technology Alignment and Governance Research Institute, ITAG) de la Escuela de Negocios de la Universidad de Amberes (University Antwerp Management School, UAMS).

El documento, titulado “Building the Business Case for CobiT® and Val IT™. Executive Briefing” y disponible, líbremente, para descarga desde la páginas de la Asociación, trata de demostrar el valor para las organizaciones de los referidos marcos  – CobiT y Val IT -, intentando ofrecer una respuesta a la pregunta “¿cuál es la relación entre el rendimiento de una organización y la adopción, por parte de aquella, de prácticas (mecanismos) de Gobierno Corporativo de TI, basadas en CobiT y Val IT?“. Para ello, el enfoque seguido ha tenido como eje central la perspectiva de sincronización Negocio-TI ofrecida por CobiT  – cascada “Objetivos de negocio:Objetivos de TI:Procesos de TI” -,  y sobre la que los autores vienen trabajando desde hace años.

El análisis realizado sobre la información aportada por las más de quinientas organizaciones participantes, procedentes de diferentes sectores (público y privado, financiero, tecnológico, sanidad, farmacéutico, industria, venta minorista, etc.), ha permitido, a los autores, observar una clara correlación entre la puesta en marcha de determinados procesos de TI (recogidos en CobiT y en Val IT) y el logro de una serie de objetivos de TI, de aceptación general. Y, al mismo tiempo, también se ha corroborado la relación entre el logro de los citados objetivos y el de una serie de metas planteadas a nivel de Negocio.

Sin embargo, en el camino han podido obtenerse otras conclusiones colaterales interesantes:

  • en primer lugar, las áreas de TI aún siguen siendo demasiado tecnólogas, como prueba el hecho de que el mayor grado de adopción de procesos de TI (procesos CobiT) corresponde a los dominios AI y DS del modelo, en lo que podría llamarse los procesos básicos de la “factoría TIC”, esto es, procesos de adquisición e implantación  – despliegue –  de soluciones hardware y software y  procesos de entrega y soporte de las operaciones y servicios desplegados y puestos en producción;
  • en segundo lugar, las organizaciones, o, quizás, mejor, las personas al frente de ellas, aún no tienen una clara conciencia de cuál es su papel en relación a las TI y a las decisiones que han de tomar en torno a ellas, como se concluye de la baja adopción de procesos de negocio relativos a TI propuestos por Val IT, cuya responsabilidad recae, mayoritariamente, en el lado del Negocio. En este sentido cabe destacar la baja adopción de procesos como seguir una política de lecciones aprendidas (cuyo fin último ha de ir en sincronía con la búsqueda de la mejora continua) o retirar (cerrar) los programas/proyectos al final de su ciclo de vida (procesos VG6 e IM10, respectivamente, en Val IT); o, la, también,  baja implantacion de procesos de elaboración de estudios de viabilidad (business cases), tal y como se desprende de los datos arrojados por la encuesta; y,
  • por último, volviendo, de nuevo, a los procesos CobiT, destaca, de manera singular, el hecho de que el proceso de TI que ofrece un menor grado de implantación sea el correspondiente a la gestión de la calidad (proceso PO8 del modelo), lo que corrobora, nuevamente, esa mayor orientación, por parte de las organizaciones, hacia las actividades meramente operativas.