Los párrafos que siguen ofrecen la versión traducida al español, con permiso del autor, Rui Borges, del artículo “IT Governance: O Maestro dos Sistemas de Informação“, también publicado en su versión original, en portugués, en estas mismas páginas.

Borges, Director de Desarrollo de Negocio de TI, para España y Portugal, de SAS Institute ofrece una visión aglutinadora de la gobernanza TIC  – en tanto que elemento central de una estrategia de sincronización y armonización de cada uno de los componentes del entramado tecnológico de la organización -,  como si de dirigir una gran orquesta se tratase.

 

Gobernanza de TI: La Dirección de Orquesta de los Sistemas de Información

Cuando se observa una orquesta, se constata que todos los instrumentos son relevantes y que el papel del director en la coordinación de cada uno de ellos es muy importante, ya que ayuda a transformar un conjunto de sonidos en una sinfonía.

En los Sistemas de Información se observa una situación semejante. Hay profesionales, procesos, instrumentos/herramientas y un director que, unidos y coordinados, generan un proceso de transformación que demuestra el valor y el rendimiento de las Tecnologías de la Información (TI). A este proceso de transformación y medición, se le aplica una arquitectura modular de Gobierno de TI que permite obtener de cada profesional, proceso e instrumento, lo mejor que cada uno puede dar en beneficio del conjunto.

Es verdad que en la fase de preparación, o ensayo, de una orquesta cada instrumento intenta, aisladamente, obtener una mejoría en su rendimiento; sin embargo, su evaluación final va a depender del resultado producido por la totalidad del grupo: la orquesta.

Como ocurre en las orquestas, el estado de madurez de la dirección de los Sistemas de Información es esencial para medir la calidad del servicio prestado y el retorno de la inversión realizada, sobre la base de la ganancia efectiva para los usuarios de dicho servicio.

De este modo, el gran desafío a que se enfrentan los Sistemas de Información es obtener e integrar, en un todo, de forma armoniosa, lo mejor de cada componente, ya que ninguna solución aislada es estratégica ni eficaz por sí misma.

Un proyecto de TI se compone de muchos elementos y procesos, más o menos complejos, que varían en función de los desafíos de las unidades de negocio y de los sectores del mercado. Sólo la Gobernanza de TI permite dirigir esta orquesta, impidiendo incoherencias, falta de armonía y ritmo, y evitándole sentimientos de insatisfacción, u otros problemas, al usuario final.

Un vez más, lo mismo aplica a los Sistemas de Información. Cada aplicación o proceso interno debe mejorar su eficiencia; pero sólo en conjunto y coordinados de acuerdo a “buenas prácticas” van a conseguir generar valor y demostrar resultados. Igualmente importante es no excluir ningún elemento de la orquesta, cualquiera que sea su papel. Existen aplicaciones en el área de los Sistemas de Información que podrán no ser estratégicas o prioritarias, como, por ejemplo, las soluciones de Gestión Financiera de TI o de Gestión del Rendimiento de TI; pero que han de ser tenidas en cuenta en la implantación de un modelo de Gobernanza de TI.

En este sentido, los Directores de Sistemas de Información necesitan herramientas complementarias para controlar y medir la contribución y el beneficio de la función de TI en las organizaciones, ya sea en régimen interno o de manera externalizada.

Existe un modelo de madurez de Gobernanza de TI que cubre estos requisitos. El modelo, basado en el “Marco de referencia Analítico del Negocio” (Business Analytics Framework), estructurado y distribuido en cinco fases  – Estabilización, Optimización de Recursos, Optimización del Servicio, Optimización Financiera y Gobernanza –  refleja el enfoque de dirección de las Tecnologías de la Información asociada a la creación y demostración de valor, sincronizando los Servicios con la estrategia de la organización y presentando resultados en cada nivel del modelo.

Es por esto que se hace tan importante conocer la función estratégica que desempeñan algunos de los componentes del modelo de Gobernanza de TI. Conocer significa compartir la información a lo largo de toda la estructura de la organización y saber cómo va a responder el departamento de TI a cada uno de los retos de la empresa. En este punto surgen soluciones como la Gestión del Rendimiento de TI o la Gestión Financiera de TI, que habilitan la presentación sistematizada y resumida del desempeño de las TI dentro de las organizaciones.

Estas soluciones permiten sincronizar las TI con las diferentes áreas de la organización y, además de la revisión de los indicadores de negocio, facilitan, también, la medida del valor de cada uno según su correspondiente dimensión y cuadrante. En esta medición, se aplica un modelo “de arriba a abajo” y de correlación de indicadores, que va a uniformizar los procesos y a establecer niveles de madurez; orientándose hacia las verdaderas necesidades del negocio, y evitando, de este modo, inversiones mal dirigidas.

Cuestiones como la optimización de recursos y servicios de TI, la implantación de procesos de TI, el cumplimiento de los niveles de servicio y la optimización de los modelos de coste de los servicios de TI, entre otros muchos, están cubiertos por una solución de Cuadro de Mando Integral de TI.

También debería añadirse que cuanto mejor sea el proceso de calificación y selección de las inversiones en TI, mejor será el proceso de dirección y seguimiento de las mismas, el cual pasará a ser impulsado por la medición de los resultados. En estas condiciones, queda garantizado el éxito de los proyectos ejecutados y se facilita, de modo más correcto, el planteamiento de futuras apuestas.

Cada organización deberá tener su propio modelo de gobernanza, pero son las implementaciones por etapas las que pueden ser más eficaces, una vez que acompañan y contribuyen a la madurez de la empresa. A fin de garantizar la menor inversión para los niveles de servicio acordados, la adopción de un modelo de Gobierno de TI deberá ser una decisión estratégica e inevitable para cualquier organización que tenga como objetivos la optimización de los costes de explotación, la adopción de arquitecturas innovadoras de apoyo a nuevos modelos de negocio y la optimización de la infraestructura de TI.

La Gobernanza de TI es, por excelencia, el modelo para la dirección de las TI. Implantada correctamente, garantiza un resultado final mucho mayor que el proporcionado por los distintos componentes de forma aislada. Al introducirse nuevas disciplinas en el ámbito de los Sistemas de Información, como la Gestión Financiera de TI y la Gestión del Rendimiento de TI, se va más allá de la simple ejecución, evaluando y preparando los futuros, y presentes, desafíos de las organizaciones.